Conoce nuestras propuestas

Taxco industrial

Lo que ha impulsado Taxco siempre es la industria platera, y la industria casera de los artesanos de los pueblos. TAXCO INDUSTRIAL es activar el oficio más potencia comprobada de nuestra historia. La industria casera. El taller del platero. Trabajar en su casa. Ya ni migras a los estados unidos. Utilizamos esta tecnología maravillosa,  del Internet para crear de la nada una pasarela digital de moda mundial. Ya no, con vender barato en el tianguis. Ya no con vender modelos originales de plata por el gramo. Hay que valorizar la joyería de esta Ciudad Taxqueña Lo nuevo por fin ha llegado. TRATO DIRECTO. PAGO DIRECTO al productor. Intermediarios, ya no.  ¡Taxco para arriba de nuevo! Pasarela Digital de Taxco Ciudad de Plata, Taxco de Mis Amores, Taxco Jardín de Flores. Taxco Industrial. Trabajando en la casa.

Taxco ciudad única

Modelo innovador trayendo beneficios a todos los artesanos por estar en contacto directo con clientes de mayoreo y compradores de menudeo. Trato-Directo Pago-Directo. Un foro especial en el Internet para el mercado nuevo que la gente moderna, la gente cosmopolitana, que ya NO quiere ‘mercancía’,  quiere cosas ‘original’. Tanto los plateros, como los artesanos de pueblo pueden participar y presentar con ventaja tus productos sin gastos para que se exhiben en todas las América y hasta en Eurasia, …o en donde sea! Sus creaciones van a estar registrados como Modelo Original o como Edición Limitada. Ya que hacía adelante los plateros, adelante los artesanos y la gente creadora de esta región ¡todo para arriba!

music of guerrero

MúSICA DE GUERRERO

Es hora de proteger los derechos de los autores y artistas taxqueños. Registrándo sus composiciones y rolas, protegemos el patrimonio del guerrerense, y la tradición de Raful Krayem. Tanto en cuestión de la música como en cuestión del derecho de autor del diseñador de la joyería.

Síguenos y comparte

El Turco Figueroa, la gente lo quiere porque habla derecho. Habla derecho porque quiere a la gente.¡Epale! ¡Epale, primo!