El Pueblo Originario

El Pueblo Originario crea la cultura mexicana

El Pueblo Originario es el autor de la cultura mexicana.

En lugar de lamentarnos porque los vecinos norteamericanos están haciendo dinero con nuestra cultura, debemos hacer valer los saberes del mexicano.

Si colaboramos los artesanos creativos de esta región, podemos ofrecer una colección diversa de material digital, colorida, y original.

Podemos vivir de nuestra cultura – ¡y qué mejor!

Da la bonita cultura mexicana. 

Las canciones tradicionales, las rolas, y los vídeos documentales que hablan de nuestras costumbres y raíces constituyen un patrimonio valioso de los hijos e hijas de esta tierra nuestra: todo esto podemos hacerlos valer en los mercados de Eurasia, ofreciendo todo con licencia en un costo modesto, tanto para su uso, como para su trasmisión.

La Comisaria constitucional del pueblo es el competente emitir una licencia.

Un diseño o un video documental o composición musical, conteniendo elementos de la auténtica cultura mexicana y pueda causar una emisión. 

Es para la transmisión o re-transmisión del contenido creado por un mexicano, sea artesano o se compositor, cualquier contribuyente creador espera que su gobierno, si es un buen gobierno, avalará sus derechos de autor y sus derechos culturales, que no son individuales, sino comunales.

El creador mexicano derive ingresos por poder vender directo con ventaja.

Las creaciones podrá utilizar cualquier persona que quiera hacer uso de ella a cambio de un pago o un permiso, o, por lo mínimo un visto bueno.

Se puede ofrecer licencias en 50 pesos para acostumbrar a todo el mundo
que la cultura mexicana tiene valor entre sí; vale reclamar lo que es nuestro tesoro y legacía.

El comisario emite estas licencias porque él reconoce al autor original de ese material digital como originario de ese pueblo.

La Comisaria tiene la obligación de cuidar el contenido digital del patrimonio del pueblo (con un respaldo digital) así recibe ingresos con la emisión de las mencionadas licencias.

Cuando los ingresos lleguen a ser muchos, se compartiría con los mismos artistas populares quienes, donaron sus diseños y derechos a su pueblo.

La ventaja es esta: uno solo NO puede defender sus derechos intelectuales como creador, pero todos juntos si se podemos defenderlos y más; se puede llevar al mercado y vivir de ellos; vivir de la propiedad intelectual de uno!

Urge establecer este principio. 

«Nadie tiene derecho oficial para hacer uso de las creaciones únicas
– sin permiso expreso por escrito del Comisario en turno del pueblo. 

Los piratas del tianguis siempre van estar perpetrando sus operaciones comerciales, siguiendo sus  intereses y sus ganancias. Los creadores de cultura, de música, videos, y joyería mexicana, voluntariamente donamos al pueblo sus productos de forma digital, para formar parte de un registro que será Patrimonio Cultural del pueblo originario, custodiado por la Comisaria y el Comisario, o Comisaria constitucional en turno.

En el Internet, toda artesanías, música, y video documental etnográfico
se conecta en una red que extiende cada vez un artesano hace una entrada.

Generando un catálogo de productos salidos de la cultura guerrerense,
cada pueblo recibe el tráfico de las aportaciones de los demás pueblos.

Muchas personas en el mundo desean conocer nuestra cultura mexicana. 
La admiran por tanto espíritu muestra los hijos del Emperador Cuauhtémoc!

Existen muchos países en el que la joyería de concha abulón, y el producto digital de la cultura mexicana, y una balada de un hombre viendo su esposa perdida en el fondo de una copa vacía – se podía ofrecer todo esto y más: joyería, música, videos, novelas; siempre y cuando se provee alguna licencia. 

Una licencia que asegura que la media o contenido digital que está usando
es legal y que no va a salir alguien alegando que él es el dueño verdadero. 

Hay que ofrecer a los clientes una buena licencia dando permiso
de re-transmitir la media, Es para que el cliente se sienta seguro. 

Mexicanos somos creadores de todo artefacto de la cultura mexicana

Quiere la fuerza de un pueblo unido para clamar recio: “Esto es mío”.

Eso es todo. Luego podemos proceder directamente al mercadeo de la media, buscando contactos, prospectos, y clientes. Gobierno-a-gobierno

Hay países en Eurasia libres que gozan de crecimiento económico de diez por ciento el año – año tras año – Estos países son prospectos para comprar o rentar el uso de paquetes de música y documentales etnográficos mexicanos. Además, líneas exclusivas de joyería de .925 plata y bisutería.

Es esencial esto: hay que ofrecer para poder vender. 

Hay que identificar un mercado. 

Dirigirse hacía ello. 

Hay potencial. Contamos con un producto moderno:
contenido-digital reflejando la vida cultural del mexicano.