Procesión a la Iglesia de Guadalupe

La procesión a la capilla ha llegado, los novios esperan en el atrio para entrar y unir sus vidas ante Dios.

En este pueblo de Tlamacazapa se acostumbra que un grupo de músicos, familiares amigos y vecinos, acompañen a los novios desde su casa hasta la iglesia, algunos amigos o familiares de la futura pareja llevan en su mano una botella de cerveza con la que se ha estado brindando desde muy temprano, los novios llevan en las manos un ramo de flores blancas que colocaran en el altar después de la ceremonia, como símbolo de gratitud, también es acompañada por unas niñas que le ayudan a levantar la cola del vestido blanco, otras de las niñas la acompañan desde su casa con unas canastas llenas de unos costalitos con arroz o unos costalitos de diminutos circulitos de papel de colores llamado confeti, que distribuirán entre la gente durante la misa y al finalizar la ceremonia, ya en la puerta de salida todos los asistentes sacaran de los costalitos el arroz o confeti y lo lanzaran hacia la cabeza de los novios, simbolizando con esto el deseo de prosperidad que tendrán esta nueva familia, todo el pueblo sabe que habrá una boda, algunas niñas llevan peinados muy elaborados y las mujeres mayores entraran a la iglesia con la cabeza cubierta por su tradicional rebozo de bolitas mexicano, al llegar a la iglesia la novia recibe su primer reboso de bolitas que usara ya como señora, los novios esperan que el sacerdote salga a recibirlos y los acompañe hasta el altar en donde se oficiara una misa y se hará la promesa nupcial. La fiesta de bodas pasa por el mercado de la aldea y suben los escalones hacia la capilla. La novia y el novio toman su lugar con los padrinos de su boda a la mano. Una comadre aparece y les dice que se han sentado del lado equivocado el uno del otro. Ojilvia maneja esta confusión con gracia; hacer que su futuro esposo sea el primero en ponerse de pie. Música de la Banda Dominguera de Lucio Moreno.

 

tlama boton